Revue Web

CRÉATIONS

De Raíces y Fugas/ Des racines et des fugues

14 juillet 2007

Resumen : Jesús regresa a sus raíces, sumidas en un pueblo recóndito del Maestrazgo castellonense o turolense. Deja atrás una ciudad vertiginosa, Barcelona, y una situación anímica y familiar de la que necesita huir al menos durante un largo puente. Va al reencuentro de una casa ancestral que desconoce, de unos parientes olvidados, de un pasado. Desea sumirse en lo que él llama un “proceso de criba”, de “desprendimiento”, la “desnudez”. Porque es “al borde de la muerte donde se condensa el valor de la vida”. La muerte, el silencio, y, por el momento, las palabras justas, que caen como versos sueltos, como rémoras de vida. Pero la realidad que ha dejado atrás no deja de perseguirle e irrumpe al final de este capítulo como un puñetazo urdido de tumultos.
Résumé : Jesús retourne à ses racines, enfouies dans un village du fin fond du Maestrazgo de Castellón ou de Teruel. Il laisse derrière lui une ville vertigineuse, Barcelone, une situation psychique et familiale qu’il a besoin de fuir au moins pendant un long pont. Il part à la rencontre d’une maison ancestrale qu’il ne connaît pas, de parents oubliés, d’un passé. Il désire s’unir à ce qu’il appelle un « processus de démolition », de « détachement », à une « mise à nu ». Parce qu’il est « au bord de la mort où se concentre la valeur de la vie ». La mort, le silence et, pour le moment, les paroles justes, qui sonnent comme des vers légers, remembrances de vie. Mais la réalité qu’il a laissée derrière lui continue de le poursuivre et interrompt la fin de ce chapitre comme un coup de poing tissé de vacarme.






  • Texte en PDF





Masquez la colonne info

Jesús emprende el viaje a Teruel, aprovechando el puente de la Constitución, la madrugada del cinco de diciembre, en coche, solo y como si fuera en pos de sí mismo, con cara de trascendencia.

Barcelona, con las calles medio vacías y la luz de las farolas a punto de extinguirse, con su mente adelgazando la realidad y su mirada fija en el asfalto, es una ciudad que podría pertenecer a un sueño, difusa, la va dejando atrás a toda velocidad.

Necesita huir de la confusión de estos últimos días, y viaja sin ninguna comprensión. No, no la tiene. Está harto de problemas y de cómo los agranda María Rosa. Ha llegado a pensar que se regodea en la tristeza y que los años y el alcohol potencian esta atracción malsana. No se aplica en buscar soluciones, si las hay, y, en caso contrario, no acepta que no las haya y que, por tanto, más que problemas son asuntos que conviene asumir, y silenciar.

Y qué asuntos. De los que escapan al control de la razón, algo intolerable para Jesús. Hubiera preferido no enterarse y, sobre todo, no inmiscuirse. Tuvo la culpa María Rosa. No se puede vivir al albur de su ánimo, un día tras otro, no lo dejaba tranquilo con lo desgraciada que iba a acabar siendo su hija, y con las pobres negras ; porque ahora Deyi ya no era un secreto y había un motivo en el rencor de Dora ; un día tras otro, una casa sin paz. Así que cuando María Rosa le pidió que hablara con Laia y tratara de convencerla de que el suyo no era un camino correcto, "A ti te escuchará, tú eres como un padre para ella", le dijo, Jesús accedió, y hasta lo consideró un deber.

Pero no es su padre. Laia mismo se lo recordó, y ahora a él le gustaría no tener que acordarse ni de sus palabras ni de la firmeza de sus ojos claros, herencia de su auténtico progenitor. Aún le duele, y se esfuerza para olvidar el papel que hizo en aquel bar que ella, tras intentar disuadirle por teléfono de lo inútil de sus intenciones, eligió para que se vieran y donde sonaba una música de ritmo caribeño que a él le pareció una casualidad nada inocente. Fue ridículo. Como tenía que alzar la voz para hacerse oír no le quedó más remedio que resumir lo que había pensado decirle en unas cuantas frases, consejos de viejo a los que Laia no concedió ninguna autoridad, porque no sólo le reprochó que se pusiera en plan padre cuando no lo era sino que no lo creyó capacitado para ser su interlocutor. "Qué vas a entender tú", le dijo.

No, desde luego, ni la entiende ni es su padre, piensa Jesús con despecho mientras se acuerda del padre de los ojos claros, el de verdad, un cretino. Y acelera. Pero no es fácil echar a este hombre de su pensamiento. Por cierto, acaso él sí esté dotado para entender a su hija Laia, pues es o era un hombre que sabe o sabía amar con pasión, según le confesó María Rosa para provocarle, hace ahora un montón de años. Desde esta lejana confesión hay un fantasma apasionado que vaga en la mente de Jesús. Y aunque para combatirlo tomó medidas concretas ya entonces, como pedirle a María Rosa que lo enterrara en su pasado y no le volviera a hablar de él o eludirlo cuando las circunstancias familiares amenazaban con hacerles coincidir ; y aunque María Rosa intentó hacerle cambiar de actitud a pesar de que íntimamente lo comprendía, pues Jesús, al no ser catalán, no está acostumbrado a la buena relación que en Cataluña llevan los "ex" y porque creía, con cierto orgullo, que eran celos ; y aunque un día se lo dijo y a Jesús le ofendió que lo creyera, éste no cambió de táctica ; y aunque ha habido largas temporadas en que por fin ha logrado desalojar al fantasma de su cabeza... Ahí sigue. En las últimas semanas disfrazado de amante cubano. Sigue. Hace dos o tres días María Rosa lo llamó para pedirle también a él, como verdadero padre, que hablara con Laia y le aconsejara. Éste le contestó que lo haría pero dejando muy claro que no le importaba tener un nieto mulato. Sigue y sigue. Acaso María Rosa lo sueña, tal y como sabía amarle hace ahora un montón de años.

Jesús se desvía de la autopista y entra en un área de servicio para poner gasolina, para tomarse un bocadillo y un café -hábito de los días laborables y de los que no lo son-, y para ahuyentar al fantasma, de cuya presencia, a tal grado lleva su incomprensión, también culpa a María Rosa. Y al ambiente revuelto de su casa. Y al mundo en general. Piensa que el esfuerzo, la responsabilidad, la ética, son valores pasados de moda. Piensa en su hijo Daniel, pero para no amargarse enseguida lo sustituye por la idea global de la juventud. Piensa que viven, los jóvenes, bajo una consigna : el consumo feliz del hoy. Piensa en el tópico "lo tienen todo", y en que él no tenía nada. Y así, por fin solo en tales derroteros mentales, con cuatro días por delante, se monta otra vez en el coche y viaja hacia los cerros de su tierra, hacia su infancia y su juventud.

Viaja como si quisiera conquistar la inteligencia o la simplicidad, un destino verdadero. Coge la salida de Morella, tierra adentro, y el altivo paisaje empieza poco a poco a pertenecerle, la mañana sin sombra, la carretera cada vez más pobre, la lentitud. Atraviesa pueblos pequeños cuyo perfil no ha alterado el tiempo, pueblos que no crecen, varados en una soledad arisca y humilde a la vez. Va parando en casi todos. Apenas se cruza con nadie, sólo con algunos viejos que le miran de arriba abajo y responden a su saludo. Se pasea oyendo sus pisadas en la piedra, siguiendo el trazado de un urbanismo antiguo, elemental : la Plaza, el Ayuntamiento, la Iglesia y la torre del campanario. Una gran parte de las casas están cerradas, y también hay muchas restauradas. Supone que algunas de éstas deben pertenecer a los que emigraron o a sus hijos, gente que ha hecho dinero y ha optado por mantener vivas sus raíces. Él sin embargo las cortó, y ahora una tía que hasta hace poco no sabía que existía y a la que no conoce, quiere legarle su casa. Una broma del azar. Una casualidad que en la mente ascética y gótica de Jesús va cobrando sentido, como si no fuera tal.

Cuando llega a su pueblo se emociona, lo que, tratándose de Jesús, significa que alcanza, si cabe, una mayor seriedad, fruto del esfuerzo de contención a que le obliga su emoción, que ni sabe ni juzga digno exteriorizar. Todo está igual, si acaso más arreglado, pero también más esencial, más vacío. Es el olor a leña, la atmósfera limpia de diciembre, la nitidez de los sonidos y el silencio, la calle y la casa que había sido de sus abuelos y sus padres y donde nació y vivió de un modo ininterrumpido hasta que se fue interno a un colegio de Teruel para cursar el bachillerato. Es la percepción de cuanto le rodea, guardada en su memoria. Es un reconocimiento interior que le hace sentirse vulnerable y que no está seguro de si le provoca alegría o tristeza, le cuesta sobreponerse, y cuando cree haberlo logrado, una vez que ha caminado y se ha calmado, cuando le pregunta a una vieja dónde vive Luz Fenero, y ésta, tras indicarle la ubicación exacta de la casa, sin vacilar, pues en el pueblo son pocos y todos se conocen, le mira con atención a los ojos y le pregunta a su vez si él es el hijo de Pedro, entonces la intensidad de la emoción le desborda, y sólo puede contestar moviendo afirmativamente la cabeza, y se va enseguida porque un mar de lágrimas le inunda por dentro y teme dar un espectáculo.

El hijo de Pedro. Una manera de identificarle que Jesús no recuerda que nadie hasta hoy haya utilizado y que a medida que la repite en voz alta le hace sentirse orgulloso. Gracias al orgullo va recobrando las fuerzas y su nebulosa misión de cumplir un destino. El hijo de Pedro ha vuelto para conocer sus orígenes, como si esto le iluminara el presente y, tal vez, también el porvenir. Así de henchido, con este plan de envergadura y con otro que lleva en la cabeza : se ha traído el ordenador y tiene previsto aplicarse en la elaboración de una ética para la ciencia, así de pertrechado, se dirige a casa de su tía.

En las lindes del pueblo, donde empieza el campo, una casa que mira a poniente, la última de una calle cuyo tramo final es de tierra. "Verá un corral del que sobresale una higuera", le había dicho la vieja, "Verá un olivar enfrente". Y ve la decencia de una vivienda pobre, la tierra regada alrededor para que no levante polvo, el patio con olor a lejía y a frío, y en una de las paredes laterales, sobre el suelo, una tinaja y un cesto de leños. Al fondo hay una escalera de siete u ocho peldaños, y arriba, en el rellano, en el umbral de una puerta abierta, ve a su tía.

Su tía, sin duda, del mismo modo que ella debe de reconocer en él a su sobrino. Antes de darse los buenos días los dos han captado, en ese azorado segundo, los rasgos que les son familiares y que conforman lo que María Rosa llama "cara de susto" : el rostro enjuto, la nariz alargada, una frente singular que enmarca la mirada y hunde los ojos en cierta soledad, cierto espanto. Estos rasgos son más contundentes en el caso de Luz, su tía, por la edad, porque va enlutada de arriba abajo y por su pelo del todo blanco, tieso, lo que también es otro distintivo familiar. Se tratan de usted. Cuando ella le invita a subir y se encuentran en el rellano se miran de frente pero no saben qué hacer, y al final, por respeto o por timidez, no se dan un abrazo y ni tan siquiera la mano, lo que quizás hubiera restado intensidad al encuentro. Entran en la casa, primero ella y luego él, en completo silencio.

La habitación que su tía le ha asignado para pasar estos días y donde deja sus cosas está helada. Hay una cama de madera, una mesilla, un ropero y un aplique de luz tenue en el techo, pero no una mesa de trabajo y una lámpara. El único espacio caliente de la casa es el que alberga la cocina y el comedor. Aquí Jesús tiene que cambiar de silla para apartarse de la fuente de calor, una estufa que quema leña. La memoria juega con él. Así fue alguna vez su vida, cree, con este calor único cercado de frío. Hace suyo cada detalle : el mantel blanco que pone su tía, la vajilla, el pan. Se apropia incluso de las percepciones abstractas que se le van ocurriendo, como si en su existencia hubiera obrado de un modo decisivo la lejanía que percibe tras la ventana, la lentitud del tiempo, que no parece de este mundo, y la serenidad que sin embargo no siente. Comer casi en silencio con una mujer desconocida pero de rostro familiar le provoca tensión. A ella no, al menos no se esfuerza en hablar y parece medir sus palabras, contarlas, cuando él trata de iniciar una conversación y le pregunta algo, piensa tanto las respuestas que calla más que habla, y lo que da es un resumen último, pétreo. Todo aquí participa de una naturaleza dura, de una desnudez que no admite resquicios ni matices, como cuando Jesús le pregunta por qué hasta ahora se había mantenido en secreto, por qué no se había dado a conocer en alguna ocasión, en el entierro de su padre por ejemplo, o sea de su hermanastro, y ella le responde que está enferma y no tardará en morirse. Todo aquí calla. Jesús no lo entiende, aunque poco a poco se integra en esta extraña solemnidad donde nada es solemne y deja que el silencio siga su curso, a veces interrumpido por alguna frase de su tía, o por un intercambio de frases que podrían hilvanar una conversación si no fuera porque las pausas de ella son verdaderos puntos y aparte, lo que sumado al carácter irreducible, final, que imprime a cada cosa que dice, impide el diálogo, y de este modo da la impresión de que habla consigo misma, o de que eso no es exactamente hablar, sus frases son como versos sueltos, secos, van cayendo en la tarde como cae la ceniza o los restos de la leña quemada hacia el fondo de la estufa. Sin embargo, y también poco a poco, Jesús se da cuenta de que su tía no sólo habla con él sino que se dirige especialmente a él, pero a consecuencia del hábito de la soledad o por una extraordinaria supresión de la actualidad, no cuenta el momento ni el orden en que le dice las cosas. De este modo, una vez que han tomado café, y por tanto bastante rato después de que él le hubiera hecho una pregunta al respecto, ella le dice que su padre, o sea su hermanastro, mientras vivió no quiso que ellos dos se conocieran. Y mucho más tarde le dice que poco antes de morirse le había dado una caja de fotografías. Y aún más tarde le dice que aunque nunca mencionaron este asunto estaba segura de que su padre sabía que ella le legaría la casa y las fotografías y aprobaría cuanto estaba haciendo.

Así, Jesús va descubriendo los trazos de un mundo que su tía compone como si fuera una pintura cubista, sobre un soporte de silencio, a golpes de un tiempo ajeno a la sucesión y mientras la tarde sucede. Su padre quiso protegerle de este mundo. Pedro, le dice su tía, se enorgullecía de tener un hijo que había llegado a ser alguien importante. Y también le dice que tuvo que dolerle el que él, su hijo, no viniera casi nunca por aquí ni mostrara ningún interés por la vida que había dejado atrás. No, esto su padre no se lo dijo, pero ella, y todos en este pueblo y en estas tierras, saben leer el silencio.

Así, con pocos y precisos comentarios, con palabras guardadas como las fotografías que su tía le trae en una caja y comienza a enseñarle. Primero las que le dio Pedro, a Jesús se le acelera el corazón cuando las ve, algunas estuvieron enmarcadas en las repisas de su infancia, como la de la boda de sus padres, la de su madre sosteniéndole en sus brazos y la de su primera comunión ; hay otras de sus abuelos y unas cuantas más, no muchas, son escasos los momentos que retiene una vida humilde. En segundo lugar, después de haber guardado las anteriores, le señala, pero sin sacar de la caja, un paquete de fotografías en color, son las que Jesús le fue enviando a su padre desde Barcelona y que no es momento ahora de verlas puesto que despiden una actualidad ajena al tiempo de algún modo eterno o muerto de las demás. Por último le enseña las que le pertenecen en exclusiva, o que ha hecho suyas, entre estas hay una que Jesús reconoce, es su abuelo Pedro -se llama como su padre- tal y como se le aparece cuando lo evoca, en mangas de camisa, campesino, con la fuerza en los ojos. "Es mi padre", dice Luz. La pone sobre la mesa y a su lado coloca otra fotografía. "Es mi madre". Es Miguela. Jesús la había imaginado de otro modo, más adusta quizás, menos delicada que esa muchacha joven que sonríe con aire asustado y que o no es una campesina o va vestida de domingo. El resto de las fotografías su tía no se las enseña porque según afirma sólo sale ella o gente que no es de la familia, "Ya habrá ocasión". No tiene pues más imágenes de sus padres que esas dos que ha querido hacer resaltar dejándolas un rato en el centro de la mesa. Las dos tienen en común, cada cual el suyo, un formato ovalado, sobrecogedor. "Ahora están juntos en una fosa común", dice su tía antes de recogerlas.

Así, como si se acercara a los vastos dominios de la muerte, imbuido por un respeto sombrío que le adelgaza el rostro, Jesús cree estar viviendo una experiencia profunda. Trata de averiguar en qué consiste y adónde le lleva, pues tiene la certeza de que no sucede en vano. Sentado a la mesa de la cocina -el frío le ha hecho renunciar a retirarse a su cuarto-, y mientras su tía dormita sentada a su vez en un sillón junto a la exigua ventana, se dispone a escribir en un cuaderno de notas -la falta de enchufes a la vista le ha hecho también renunciar a su portátil-. No se le ocurre nada. Vaguedades, de las que no se pueden relatar a nadie. "Proceso de criba", escribe, y tacha la frase. "Proceso de desprendimiento", y también la tacha. "Desnudez". Se queda un rato pensando. Qué lejos bulle Barcelona, y todo lo que le había preocupado últimamente, los líos de su casa, qué absurdos. Cómo desbrozar la maraña de la existencia hasta encontrar lo esencial, lo que cifra la dignidad humana, lo que no es del tiempo. Hace una raya, después otra, y otra, y otra...Rompe la hoja emborronada y sobre una nueva, en blanco, escribe las letras de la muerte. Ahora le parece haber dado con un ámbito esclarecedor. Como un místico que pone en relación todas las manifestaciones de la vida y las eleva hasta sacarlas de la vida, del mismo modo opera la mente alucinada de Jesús. Todo lo que está sucediendo y lo que aunque no sucede imagina, el horizonte nevado, por ejemplo, cuando no lo está, la quietud invernal de los campos, la misma que debió reinar el día en que fusilaron a su abuelo y a Miguela, esa muchacha delicada de la fotografía que tuvo el valor de mirar la oscuridad con los ojos abiertos y se enfrentó al silencio con palabras definitivas. Se le ocurre que es precisamente al borde de la muerte donde se condensa el valor de la vida, es en esa última instantánea donde cobramos conciencia de lo necesario y de lo superfluo y obtenemos nuestra imagen definitiva. Se le ocurre que la guía ética -artículo, ensayo, consideraciones, ya veremos- que ha pensado escribir en torno a la genética, debe ser, por decirlo de algún modo, terminal. Una ética encarada a la nada, capaz de proteger lo fundamental de nuestra especie, la humanidad, y de educarnos en el orgullo de pertenecer a la misma y en la responsabilidad de contribuir, nosotros, mortales, en el mantenimiento de un modelo que como tal es inmortal. Y si no lo fuera, si se cumpliera la hipótesis que hace unos días formuló un físico estadounidense, a saber : que la energía oscura causante de la expansión del universo es tan potente que lo desgarrará, y se disgregarán las galaxias, las estrellas, los átomos y hasta sus núcleos, la materia toda se precipitará hacia una orgía de soledad y destrucción final, aun si esto se cumpliera, y si la especie humana ha durado hasta entonces, su modelo, de alguna manera, se habrá salvado, aunque no exista la memoria de nadie para recordarlo.

A Jesús le va pareciendo la tarde de lo más fructífera, pero lo cierto es que aparte de mezclar sus ancestros, la ética y las galaxias, y una vez que ha rodeado la palabra "muerte" con un círculo, se queda encallado a la espera de dilucidar cual es ese modelo que conviene preservar y desde el que orientar o limitar la experimentación científica. No tiene ni idea, y repasa los trillados conceptos de individuo o conciencia mientras su tía duerme y de tanto en tanto sale del sueño o del ensimismamiento y suelta frases anodinas del tipo "este invierno hará mucho frío" o "no ha llovido nada este otoño". Pero de golpe, en estado de absoluta vigilia, volviendo hacia él su rostro duro, su espanto, le expone sin rodeos y con gravedad lo que sin duda es su gran preocupación. Le dice que algunos familiares de los fusilados quieren reabrir la fosa común para identificar los restos de los suyos y darles cristiana y reconocida sepultura. Le dice que teme que él, como descendiente, quiera exhumar los restos de su abuelo y enterrarle en el cementerio municipal al lado de su abuela, separándolo de este modo de Miguela. Le dice que ella no lo consentirá y que su deseo es que sigan en esa fosa sobre la que habría que levantar un monumento para que nadie olvide lo que pasó, que está segura que ésta sería también la voluntad de Pedro y Miguela, sus padres, permanecer unidos para siempre junto a otros cadáveres que nunca nadie reclamará, allí, en el campo abierto, en la tierra de todos.

A Jesús le alteran de verdad estos asuntos fúnebres, y una vez que su tía, tras convencerla de que él no iba a reclamar ningún muerto, dormita de nuevo, coge con fuerza el bolígrafo y aunque no escribe espera tener pronto un golpe de intuición, la moraleja de tanto luto, una idea capaz de iluminar el resumen de la muerte y su inconcebible posdata, algo como esa memoria "postmortem" que exige su tía, un monumento, un recordatorio en el corazón del olvido.

"-1º", escribe movido por su natural tendencia a clasificar, y a lo mejor se le hubiera ocurrido un punto de partida primordial para la aún no perfilada pero sin duda necrológica ética que proyecta de no haber sonado el teléfono. Un sonido de lo más vivo. Retumba en la casa y en la mente de Jesús, que del susto suelta el bolígrafo rayando el papel. Su tía también se sobresalta, y con una agilidad poco acorde con su edad corre a descolgar. "No espero la llamada de nadie", murmura.

Jesús piensa en María Rosa antes de que su tía lo confirme : es María Rosa. Piensa, antes de oírla, que no le dejó el número de teléfono y por tanto lo habrá pedido a información. Antes de saludarla tiene muy claro que no le permitirá que le fastidie estos días con problemas estúpidos... Pero la voz de María Rosa es desapasionada, lo que en ella es síntoma de gravedad. Ajustando las palabras a la realidad, sin añadidos emocionales o literarios y sin sombra de alcohol, le va ofreciendo una crónica de lo sucedido : Daniel iba con un amigo en moto, en el asiento de atrás y sin casco. Se han saltado un semáforo en rojo y han chocado con un automóvil, cerca de la Diagonal. Aparte de los daños materiales todos han resultado prácticamente ilesos menos Daniel. Se ha dado un golpe en la cabeza. Está en coma, en la UCI, en Valle Hebrón.

La voz sin pasión de María Rosa, su autocontrol, esa increíble capacidad de mantener la cabeza fría cuando en la vida diaria se ahoga en un vaso de agua... Jesús la necesita aunque no es consciente. La noticia le ha producido un trauma y le fallan las piernas mientras recoge sus cosas de cualquier manera y le dice a su tía que tiene que irse porque su hijo ha sufrido un accidente. Ésta calla hasta que lo ve bajar por las escaleras, entonces, desde el rellano, le dice que ojalá no haya que lamentar ninguna desgracia.

Jesús vuelve a Barcelona como un zombi, registrando cuanto sucede ante sus ojos y sin embargo ajeno, inmóvil en el espanto, que sólo admite la descripción. El desapego narrativo, la sucesión de los detalles, la enajenación objetiva de un espacio que se ha quedado sin sujeto, sin criterio, sin implicación alguna, sin tiempo. Un cartel, una señal, una dirección. Un sol en el retrovisor. Una línea blanca. Nada, ninguna cosa que sugiera otra. No hay nieve, no hay infancia. Es como si no fuera él quien regresa, su pensamiento es una cinta muda, un espanto indecible : Daniel, en coma, en la UCI, en Valle Hebrón.

* * *

Escritores españoles (2007/07).
Leer también :

Palabras liminares / Paroles liminaires

Roberto Gac

Urco, el perro del mar / Urco, chien de mer

Anton Castro

Poemas / Poèmes

Antonio Anson

El huérfano / L'orphelin

Carlos Castan Adolz

Enrique Vila-Matas pierde pie / Enrique Vila-Matas perd pied

David Mayor

El veneo de la risa / Le venin du rire

Félix Teira Cubel

Licantropia (Itinerario para una novela) / Lycanthropie (Itinéraire pour un roman)

José Gimenez Corbaton

Relatos / Récits

José Luiz Rodriguez Garcia

Nembrot

Jose Maria Alavrez

Poemas / Poèmes

Manuel Vilas

Somontano 36

Ramon Acin Fanlo

De Raices y Fugas / Des racines et des fugues

Pilar Nasarre

Répondre à cet article



|